Generar patrones implica dar ejemplo.

Generar patrones implica dar ejemplo.

Un tutor ha de ser creativo, activo, positivo, paciente, ha de saber escuchar, pero sobre todo debe predicar con el ejemplo. Hay que tener en cuenta que las personas a menudo toman a su tutor como una referencia importante para generar patrones de comportamiento. No podemos decepcionar a nuestros tutorandos, porque en el fondo nos estamos decepcionando a nosotros mismos.

Para ilustrar esta idea que se me antoja poderosa, os dejo una historia sobre Gandhi que leí hará unas semanas y que me hizo pensar…

Una madre, preocupada porque su hijo diabético comía mucho azúcar,  aunque eso fuese malo para su salud, lo llevó ante Gandhi para pedirle que le dijese a su hijo que dejara por completo de tomar azúcar. Gandhi les dijo que regresaran pasadas tres semanas. Transcurrido el tiempo prescrito, la mujer se presentó de nuevo ante Gandhi acompañada de su hijo. Entonces el maestro le dijo al niño:

– No comas más azúcar.


Perpleja, la mujer le dijo:


– Gandhi-ji, me costó tres días venir desde mi pueblo aquí la primera vez. Otros tres regresar a casa. Y ahora lo mismo. ¿Por qué no le dijiste a mi hijo hace tres semanas que dejara de comer azúcar?


A lo que Gandhi respondió:

-“Hace tres semanas a mi me encantaba el azúcar y comía mucho. Para poderle decir a tu hijo que no lo comiera más, tuve que dejar de comerlo yo antes.”

¿Qué podéis decirme los padres y madres? ¿Os suena la frase: “Niño haz lo que yo te digo y no lo que yo hago? ¿Qué aprendizaje podemos realizar como personas? ¿Qué es lo último que aprendiste de tus hijos? ¿Qué es lo último que les enseñaste?

Ser padre es una de las misiones más ambiciosas de nuestra vida, y ya no digamos ser madre…