Sal de tu zona de confort

Sal de tu zona de confort

En ocasiones tengo dudas sobre lo que hago a diario. Entonces me paro un momento a meditar sobre el tema en cuestión y decido seguir mi intuición. La mayoría de las veces me fío de mi mismo, y si dudo más de un día pregunto a mis amigos, ellos son mis GPS.

Todos los días hago algo que no me guste, todos los días voy al instituto por un camino distinto, casi todos los días trabajo un poquito más de lo que me había propuesto, y todos los días sin excepción le regalo una sonrisa a alguien con quien no tengo afinidad. A menudo agradezco a mi alumnado que me ponga a prueba en todos los sentidos. Y aunque os pueda parecer redundante, todos los días me invito a ser consciente de ello, y por tanto, me siento fluir.

¿Y por qué lo hago? Porque así es como uno desarrolla toda su capacidad expresiva, así es como uno pone toda la maquinaria en forma, así es como se produce la energía positiva que necesitamos para funcionar. Ese es nuestro combustible.

Hace tiempo que salí de mi zona de confort, y desde entonces que no he parado. En ocasiones me siento derrotado y me pregunto si mi proactividad es tan beneficiosa como creo. En esos momentos paro máquinas durante un minuto, y me convenzo de que esta forma de vivir es la más apasionante, la más bella. Cada día aprendo, cada día me equivoco, cada día me arriesgo y así, día a día, voy creciendo. Soy vulnerable y esa es mi principal fortaleza. No lo pretendo y cada día se me escapa la realidad de las manos. De forma vertiginosa los sucesos van componiendo mi realidad.

¿No os parece apasionante?

Para aprender hay que querer crecer, hay que querer salir de la zona de confort, hay que ser un poquito osado, hay que tener desparpajo, alegría, frescura. Pero sobre todo para aprender hay que desear dar el salto hacia adelante, aunque nos entre el vértigo…

Echadle un vistazo al video, a ver que se os ocurre a vosotros. Y luego me lo contáis.

¿Qué os ha parecido? Venid con nosotros y os ayudaremos a salir de vuestra zona de confort… Merece la pena!